GALERÍA INTERNACIONAL

Francis Ford Coppola expresa sobre saga de `El Padrino´: “son como hijos de uno”

SANTO DOMINGO. – Francis Ford Coppola se encuentra en una nueva ola mediática a raíz de la celebración de los 50 años del estreno de una de las obras más emblemáticas de su filmografía, “The Godfather” (El Padrino).

Estrenada en los Estados Unidos el 24 de marzo de 1972 no se imaginaba que independiente de las controversias dentro del elenco, el equipo y las presiones de la productora Paramount Pictures hoy, 50 años después, su film sería una verdadera obra maestra.

Paramount y la empresa de producción de Coppola, American Zoetrope, han llevado a cabo una meticulosa restauración de las tres películas a lo largo de tres años. Después de muchas horas de corrección de color, digitalización y puesta a punto de sonido, esta primera parte se reestrena en cines 50 años después de haberse lanzado por primera vez. En la República Dominicana la empresa Caribbean Cinemas la está exhibiendo desde el pasado jueves 24 de febrero de este año.

Una de las preguntas que se quedó fuera del tintero, cuando le entrevistamos junto a la investigadora Martha Checo sobre su experiencia del rodaje del “El Padrino II” en la República Dominicana, fue precisamente sobre su apreciación de la primera parte de esta saga.

En esa ocasión le preguntamos sobre si su opinión coincide con la de los críticos que señalan que la primera parte de esta saga es la mejor de todas, a lo que él responde que no tiene una preferencia sobre las tres partes de la saga.

“They are like one’s children, you regard them equally. Sorry I cannot be more loquacious”. (Son como los hijos de uno, los consideras por igual. Lo siento, no puedo ser más locuaz), señala el realizador italo-norteamericano, considerando que esta apreciación viene a determinar su compromiso, hasta paternal, sobre sus obras que, independiente de la crítica, protege su visión como autor.

La primera entrega ganó tres premios Óscar (mejor película, mejor actor para Marlon Brando y mejor guion adaptado) de once candidaturas posibles; mientras que la segunda entrega ganó seis (mejor película, mejor director para Coppola, mejor actor de reparto para Robert De Niro, mejor guion adaptado, mejor banda sonora y mejor dirección artística) de once nominaciones posibles, en total nueve premios Óscar, situación que no compartió su tercera parte que estuvo nominada a siete premios Óscar, pero no consiguió ningún premio.

Estreno y reacciones en Santo Domingo

Anuncio publicado en el Listín Diario a propósito del estreno de El Padrino el 10 de agosto de 1972. (Listín Diario)

Se recuerda que el estreno en Santo Domingo de “El Padrino I”, distribuida internacionalmente por Cinema International Corporation, se efectúa el jueves 10 de agosto de 1972 en exhibición simultánea en los cines Triple, Olimpia, Plaza y el Lido, el cual este último aprovecha la ocasión para reinaugurar la ampliación de su sala. Este thriller, de 2 horas y 55 minutos de duración, se ofrece en tandas de 1:40 y 5:15 de la tarde y 8:30 de la noche, a un costo de entrada de RD$1.50 (tarde) y RD $2.00 (noche).

La cinta, que se exhibe con restricción para mayores de 18 años y que alcanza una duración de diez semanas en cartelera, inmediatamente goza en su época de críticas y comentarios favorables que no se hacen esperar por parte de los analistas locales quienes quedan sorprendidos de esta obra cinematográfica basada en la novela de Mario Puzo.

Uno de esos análisis es del escritor y crítico Armando Almánzar quien se refiere a la cinta en la revista Ahora resaltando los siguientes aspectos: “The Godfather de Francis Ford Coppola es una sustituta natural de `Contacto en Francia´, si se recuerda que ambas son piezas del mismo género, el cine negro o thriller y que, aunque en lo que, a realización cinematográfica por lo menos en sus aspectos de montaje, fotografía, musicalización y actuaciones ambas marchan más o menos a la par, la obra de Coppola supera a la de Friedkin en profundidad y ambientación”. (Almánzar, 1972, 4 de septiembre).

Mientras que en la columna `Las Películas´, publicada en el Listín Diario bajo la firma de H.R.H., esta reseña el trabajo de Coppola como efectiva en su comunicación sobre el mundo de los Corleone.

“Francis Ford Coppola, director de esta obra fílmica, nos comunica muy efectivamente las características del mundo de los Corleone. Nos sitúa en la época, evitando enfoques fotográficos modernos y tomando en cuenta los vestuarios, automóviles y construcciones de la década del 40”. (H.R.H., 1972, 16 de agosto).

En esta misma publicación expresa la satisfacción con el personaje de Vito Corleone, interpretado por Marlon Brando y de Michael Corleone por Al Pacino: “Don Vito Corleone, un hombre de aspecto respetable, maneja como marionetas sagazmente a sus enemigos y amigos…pero ese mundo controlado y eficiente de Don Vito se ve trastornado con la llegada de los tiempos modernos y el negocio de las drogas. Y es aquí donde surge el nuevo Padrino interpretado por Al Pacino quien verdaderamente se roba los laureles de la cinta al tener que interpretar la metamorfosis de niño bueno a Don”. (H.R.H., 1972, 16 agosto).

Impacto en la publicidad local

El impacto de la cinta también tiene sus repercusiones en el país tanto en el área de la publicidad televisiva como impresa. La publicista Damaris de Peña de la publicitaria Young & Rubicam Damaris, realiza para la compañía de combustible Shell una campaña, por tiempo limitado, de una especial oferta a modo de una sátira de esta película en la que el comediante y libretista de humor Milton Peláez imita la caracterización de Marlon Brando como Vito Corleone, el cual se hace acompañar también de los humoristas Freddy Beras Goico y César Victoria (Cuquín).

En su columna `Cine en Santo Domingo´ de la revista Ahora, Armando Almánzar se refiere a propósito de esta campaña publicitaria: “Peláez dispuso de unos cinco o seis días para hacer este papel satírico (es posible que sea un record en publicidad el idear y lanzar esta campaña, según se nos informó) y de menos de un minuto para representarlo… muy bien conseguido en esos pocos segundos el ambiente, la atmósfera propia del personaje y sus hechos `padrinescos´, algo que se consigue con la fotografía, las luces y la música, elementos todos muy bien usados”. (Almánzar, 1972, 6 de noviembre).

La publicidad, bajo la realización técnica del cinematógrafo Max Pou, explota la frase: “Una oferta que no se puede rehusar”, refiriéndose a uno de los parlamentos de Brando en la cinta.

Por igual, la marca de cigarrillos Montecarlo de la Tabacalera C. por A., para esa misma época auspicia la publicación diaria, desde el martes 8 de agosto de 1972, de la novela El Padrino en el Listín Diario, en forma ilustrada y como una condensación de la edición completa publicada en español por Ediciones Grijalbo de Barcelona de 1969.

La demanda de público para ver “El Padrino” en los cines de la capital, también aumenta la cantidad de publicidad de los productos comerciales que se presentan en las pantallas como el ron, pasta de tomate, cerveza, leche y efectos eléctricos, lo cual extiende el tiempo de preámbulo para apreciar la película, convirtiéndose en una queja por parte de la audiencia.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO

Fuentes:
-Almánzar, A. (6 noviembre 1972). Cine en Santo Domingo. Ahora.
-R.H., (4 septiembre 1972). Las Películas: El Padrino. Listín Diario.
-Publicidad impresa. (10 de agosto 1972), pág. 4C. Listín Diario.

Impactos: 35

Previous post

El FestCineRD anuncia convocatoria 2022

Next post

"Flow Calle" lista para el 24 de marzo

Felix Lora

Felix Lora

Periodista, crítico de cine, catedrático e investigador

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *