0
Publicado 22 abril, 2016 Proveyéndo Felix Lora en NOTICIAS
 
 

Un “Jack” deslumbrante abre XVIII Muestra de Cine

“Jack” fue la película alemana de apertura de la XVIII Muestra de Cine. Foto: Fuente externa

SANTO DOMINGO.- La décimo octava Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo abrió anoche pantallas en Fine Arts Novo Centro de Caribbean Cinemas,  dedicada a Alemania, con un ceremonial en que se recordaron su fundación por Arturo Rodríguez Fernández.

La cinta de apertura fue  “Jack”, un drama familiar  alemán sorprendente por el manejo y que pudo haber sido un culebrón tele novelesco más y que, en cambio, se trastocó en una joya del cine moderno que ha logrado triunfos en festivales de primera línea en todo el mundo.

Félix Manuel Lora,  uno de los del comité de evento, en sus palabras de presentación de la Muestra, que auspicia Mercasid a nombre de sus marcas Crisol y Mazola, expresó que la Muestra ha creado una generación de cinéfilos.

Indicó que el grupo organizador ya es  una fundación cultural que ha contribuido a la cultura cinéfila del país, adaptada a los cambios tecnología del 35mm al digital, y manteniéndose fiel al principio que estableció Rodríguez Fernández: ofrecer lo mejor del cine mundial de arte al público dominicano.

Jack ¡Bravo!
Jack tiene mucho que enseñar a quienes, con condiciones para hacer cine, adolecen de los conceptos para desarrollar proyectos de cine que trasciendan lo local, produzcan o no buena boletería.

La película de apertura, dirigida por el suizo Edward Berger, con  un guión escrito por los germanos Jean-Pierre y Luc Dardenne   y plasmado con una destreza que linda con lo genial, al evitar las trampas lacrimógenas del cine  que reivindica la telenovela ordinaria.

Jack atrapa el espectador desde su primera toma, a pesar de lo  reiterativo de algunas situaciones que se repiten más de una vez

Muchas de sus escenas secuencia se pudieron haber acortado y algunas, simplemente eliminarlas para llevarla a  90 en lugar de los 103 minutos que se mantiene en pantalla.  Pero es una obra de arte audiovisual incuestionable por lo demás.

Un tema simple y ordinario: el “mal comportamiento” de un pre-adolescente que lleva a la madre a permitir que sea llevado a una escuela reformatorio, de la cual se escapa.

“Jack” es una cinta de afectos de hermandad verdaderos, de consistencia emotiva, de denuncia del deterioro familiar, pero su principal virtud es hacer sus planteamientos con una economía visual y una efectividad estética que se refuerza por la actuación del protagonista de 10 años, un chico llamado  Ivo Pietzcker, que tiene a todo el mundo preguntándose cómo pudo haber logrado la intensidad que evidencia y que hasta duele a quien ocupa la última butaca del cine.
José Rafael Sosa/CINEMA DOMINICANO