GALERÍA INTERNACIONAL

Raya y el último dragón (crítica)

Con “Raya y el último dragón” Disney apuesta nuevamente por la aventura clásica confiando en las heroínas empoderadas, cuestión que la ha ido trabajando desde hace un tiempo, teniendo a “Mulán”, tanto en su versión animada de 1998, la reconstrucción `live-action´ de 2020, y las dos entregas “Frozen” (2013 y 2019), como la nueva visión para descartar a las princesas sumisas y que poco aportaban al relato.

Desechando la trama romántica, “Raya y el último dragón” apuesta más bien por una historia de guerreros, dragones míticos y una lección sobre la hermandad. Apretado dentro de un paquete bien enlazado, los realizadores Don Hall, Carlos López Estrada, Paul Briggs y John Ripa deslizan su relato por trazos convenientes para encontrar puntos equidistantes con otros productos de Walt Disney Animation Studios que han sido revolucionarios.

En los primeros minutos el animado, en voz de su protagonista, contextualiza al espectador de lo que va a encontrar en el desarrollo de esta fábula. Aquí se cuenta que en el mundo de Kumandra, humanos y dragones vivieron juntos hace mucho tiempo en perfecta armonía.

Pero cuando unas fuerzas del mal amenazaron el territorio, los dragones se sacrificaron para salvar a la humanidad. 500 años después, esas mismas fuerzas malignas han regresado y Raya, una guerrera solitaria, tendrá que encontrar al último y legendario dragón para reconstruir el mundo.

Una estructura clásica envuelta en las características simples de Disney: aventura, personajes empáticos y un final satisfactorio. Esto conlleva que todo tiene que surgir de manera natural sin forzar la trama más allá de lo usual, dejando espacios suficientes para los trucos de sintonización público-personajes.

Su idea batalla con esto, ser convencional, pero a la vez ser moderna para que pueda tener la capacidad de trascender en el tiempo. Una imagen que rebota cada vez más cuando se presenta el personaje de nombre Sisu, una dragona de agua capaz de convertirse en humana, pero, al igual que Raya, necesita recuperar las partes de la gema y adquirir todo su poder y convertirse en un verdadero dragón.

Sisu es el segundo movimiento de la mano de los animadores para sobrellevar la historia por el relato verdadero que es el viaje de Raya por los confines de la Tierra para unificar a Kumandra y liberar los dragones vencidos.

Aunque cae en lo cursi, sin justificarse mucho, la idea central puede dialogar en ambos sentidos: ser una trama que recurra a esos mitos ancestrales y presentarse como un cuento capaz de mover las fibras de la sensibilidad.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO

Título original: Raya and the Last Dragon. Año: 2021. Género: Animado. País: USA. Dirección: Don Hall, Carlos López Estrada, Paul Briggs, John Ripa. Guion: Qui Nguyen, Adele Lim (Historia: Paul Briggs, Don Hall, Adele Lim, Carlos López Estrada, Kiel Murray, Qui Nguyen, John Ripa, Dean Wellins). Elenco: Personajes animados. Duración: 1 hora 54 minutos

Impactos: 1

Editor's Rating

Previous post

“Mank” lidera las nominaciones al Oscar 2021

Next post

Mujeres en Corto por 4 RD

Felix Lora

Felix Lora

Periodista, crítico de cine, catedrático e investigador

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *