ARTICULOS

«De Pez en Cuando», talento en la pecera

Una comedia que denota una actitud diferente frente al género. Foto: Quiet Island.

SANTO DOMINGO.- Al ver De Pez en Cuando he notado que hay un interés por parte de un sector de la realización cinematográfica dominicana de sanear la comedia criolla de los insufribles chistes orales, de las muecas anormales y de lo poco profundo que resultan las historias de este género.

Al ver De Pez en Cuando he notado que existe una generación de realizadores criollos que apuestan por la comedia inteligente, accionada por situaciones argumentales distintas, con un propósito real de construir un relato funcional y atractivo.

Francisco Adolfo Valdez y Humberto “Che” Castellanos han arrojado buena escarcha a la pista con su comedia que denota una actitud diferente frente al género, un mejor rigor al momento de plantear la historia.

De Pez en Cuando se maneja dentro de un universo cotidiano y adecuadamente diegético. Donde sus personajes y las situaciones, a las que se tienen que enfrentar, se cohesionan en una narrativa funcional.

En esta historia está  Ben, un escritor frustrado que desea dedicarse a escribir una novela. Un día su vecino le pide llevar a su hija a la universidad. Al regreso tiene un encuentro accidental con María Luisa, una azafata que tiene un problema y necesita de la ayuda de Ben.

El cuidado de un pez es lo que lo conecta con una trama más grande donde unos maleantes necesitan recuperar un “paquete” y todo apunta hacia él.

Esto permite que dentro de la trama se vaya acrecentando las situaciones y todo se infle como un globo a punto de estallar.

Luís José Germán como ese escritor frustrado es lo que pauta el ritmo de la trama, su accionar lento y meditabundo compele a la narrativa a manejarse dentro de un límite rítmico que afecta en algunos momentos el fluir de la historia. Quizás eso sea una de sus fragilidades.

El recurso del MacGuffin (esa excusa argumental para mover la historia) cumple con su función teórica, dejando al público dudas válidas que necesitan ampliar.

Sorpresa produce la novel actriz Carmita Santana (Carmencita) cuya frescura sirve para solventar los puntos luminosos de la historia. Aunque Itahisa Machado (María Luisa), no me llega a establecer ese foco enigmático y fuerte que tuvo que ser. Hony Estrella (Sofía), la embarazada desesperada, ayuda a establecer un poco más de ritmo.

Manolo Ozuna (Tripitaka) y Phillip Rodríguez (Eliseo) son los maleantes que giran la historia hacia los puntos propicios del drama y la persecución, Y favorable es la fotografía de Peyi Guzmán que le saca el mayor beneficio posible a los ángulos y encuadres que construyen la narrativa.

Al ver De Pez en Cuando he notado esa valentía que se debe tomar en el cine dominicano. Buscar nuevas formas de plantear lo que ya está planteado en miles de ocasiones en el cine de este género. Pero sólo el talento es la garantía para saber si el resultado buscado es logrado.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO

Previous post

Femujer en la Cinemateca

Next post

Need for Speed: la película (13 Marzo)

cinemadominicano

cinemadominicano

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *