1
Publicado 16 noviembre, 2013 Proveyéndo Felix Lora en NOTICIAS
 
 

Claudio Chea: “Biodegradable es un reto visual”

Claudio Chea ha tenido mucha experiencia profesional también en el cine norteamericano. Foto: Ruben Abud/Ojo de Pez Film House.

SANTO DOMINGO.- Claudio Chea, director de fotografía manifestó que Biodegradable es un reto visual que lleva a la búsqueda de soluciones creíbles.

La película de Juan Basanta ya se presenta en todas las salas de cines del país con las actuaciones estelares de César Evora, Cecilia García y Liz Gallardo.

Para el afamado director de cinematografía dominicano Claudio Chea, quien ha laborado en producciones como (El Cantante, 2006, Washington Heights, 2004, Free of Eden, 1999),  la película Biodegradable del cineasta Juan Basanta  evidencia un gran paso en la industria local.

Chea, quien tuvo a su cargo la dirección de fotografía de la ópera prima de Juan Basanta, manifestó que el resultado del trabajo es de calidad.  “Biodegradable es un reto visual que nos lleva a la búsqueda de soluciones creíbles, interesantes visualmente, pero diferentes de las mismas cosas que como locales, conocemos de una forma y que veríamos de otras en nuestra película”, refirió.

La película cuenta con las actuaciones estelares de Liz Gallardo, César Évora, Cecilia García, Rayniel Rufino, Paul Calderón, Liche Ariza, Hemky Madera, Giovanny Cruz y Ángel Haché. Además asumen roles El Cata, La Materialista, Nipo, entre otros.

“Los cinematógrafos somos en realidad cuentistas que complementamos con imágenes en movimientos y estado emocional, a través de la luz, lo que quiere o necesita la historia y como la quiere contar el director. Partiendo de la esencia de la historia puedo visualizar todas las referencias que producirían  la atmósfera = iluminación, los detalles con elementos u objetos en la composición del fotograba = encuadres, que son importantes para la narrativa visual, y más que nada el arco iris de colores que involucrarían emocionalmente a la audiencia para que sea parte de lo que contamos”, puntualizó Claudio Chea.

Meléndez y Cabrera: Una nueva visión

Unido a la cinematografía de Claudio Chea se encuentra el enmarcado de los efectos visuales, labor realizada por el profesional Jonathan Meléndez. “Para remarcar la idea de un Santo Domingo futurista, utilizamos elementos que hoy en día no existen, pero que aun así la idea de que existan no es descabellado (como celulares, pantallas y televisores que no son más que un plástico transparente”.

Para Meléndez la perspectiva  de la ciudad era importante, por eso existe una visión panorámica y aérea de la ciudad que muestran, no solamente edificios que no existen en estos tiempos y que definitivamente muestran lo que podría ser Santo Domingo en el futuro, si no que se incluyeron destrucción en el ambiente.

“La labor más importante fue mantenernos creíbles; que el futuro que creamos fuera totalmente aceptable. Hacer efectos y animaciones para que el público pueda pensar que lo que están viendo es lo que van a ver dentro de 30 a 40 años”.

Otro especialista que compartió la labor de otorgar la visión final de Biodegradable fue Juan Ignacio Cabrera, colorista  de  importantes filmes como The Amazing Spider-Man (Marc Webb, 2012).

“Básicamente cuando se está rodando una película hay una intención de luz en la escena, en el vestuario, en la producción, pero la forma en que las cámaras ven es diferente a lo que capta el ojo humano. Por eso mi labor en este sentido es lograr cómo se verá en el cine con sus efectos, intensidad del color, con la igualdad y estilización de color y con la mayor calidad”, explica Cabrera.

En otro sentido Cabrera señala: “en Biodegradable seguimos dos líneas fundamentales. Tenemos una guía general para la película donde no hay colores estridentes, el rango no sube mucho en el nivel del color para trabajar los contrastes, las luces y las sombras. Por ejemplo, para las escenas corporativas utilizamos tonos fríos, cuando son los recuerdos utilizamos tonalidades cálidas, cuando estamos en las partes de mucha tensión nos vamos a colores más intensos. En términos generales es saber cuál es la intensión que queremos provocar en cada escena en particular”.

El guión de Marcel Fondeur y Juan Basanta, basado en la adaptación de Jorge Luis Núñez Pascual de la novela “Una Rosa en el Quinto Infierno” de William Mejía cuenta con la participación de reconocidos profesionales del cine.

La novela de William Mejía, Una Rosa en el Quinto Infierno es su base fundamental. La misma fue ganadora del Primer Premio Nacional UCE de novela 2000 que otorga la Universidad Central del Este. La historia de la novela se desarrolla en El Sisal, donde sus protagonistas: Rosa y Daniel se ven impedidos de establecer sus relaciones amorosas; luego, por distintas circunstancias, ambos van a parar a este campo de concentración  (Sisal trujillista), una finca de cabuya, que tenía el dictador en el Sur de República Dominicana que, al mismo tiempo, funcionaba como un terrible campo de concentración para prisioneros desafectos al régimen.

La película tiene como productores ejecutivos  a Jochi Vicente, Julio Caro y a Jessy Terrero.  La producción general es de Fernando E. Medina. Biodegradable tiene como productores asociados a los empresarios de al industria cinematográfica, los señores Manuel Corripio y José Miguel Bonetti D.

Del guión

Biodegradable se desarrolla en el año 2031, con un Santo Domingo totalmente cambiado. Diferentes crisis mundiales destruyen el inestable sistema político actual, dejando como alternativa una nueva forma de gobierno.

La película es un retrato de la descomposición de los seres humanos vista en el espejo de un futuro no muy lejano. Una historia de amor puro entre Rosa y Daniel que logra sobrevivir a pesar de ser interrumpido por un hombre de poder, Gravelli.  El filme presenta la involución humana de como los intereses económicos de un grupo de políticos han convertido al hombre y a la mujer en materia prima de la gran estafa del negocio energético.

Julio Caro, productor ejecutivo del filme, expresa que la combinación de la ciencia ficción, la aventura y las intrigas políticas fue la razón principal de que el guión le llamara la atención. “Yo sabía que el ambicioso relato estaba en buenas manos con Juan Basanta debido a sus numerosos años de experiencia en la producción. Y cuando escribió el guión, estaba seguro de la compleja historia que se refleja en la película final”.

“Creo que esta película es un ´cambio de las reglas del juego´ para el cine dominicano. Esta película tiene valor producción y una historia que atraerá a un público global. Es importante, que las películas dominicanas puedan superar la prueba de distribución en los países extranjeros. Y Biodegradable lo ha conseguido sin perder su calidad de la cultura dominicana. Es inteligente, bien escrita y muy bien hecha”, subraya.

Biodegradable  inició su rodaje el 23 de octubre de 2012 extendiéndose durante un período de seis  semanas para finalizar el 28 de noviembre del mismo año. La misma será estrenada en el país en noviembre próximo en el marco del Festival de Cine de Funglode.

Claudio Chea Ariza

Nace en Santo Domingo. A principio de la década de los sesenta fue camarógrafo de noticiarios para la televisión y luego asistente de cámara en numerosos comerciales.

Estudió en el New York Institute of  Photography y en los años setenta se enrola en la dinámica de comerciales y documentales para la televisión en Santo Domingo. Sus inicios en el cine fueron como primer asistente en la dirección fotográfica de la película Order to Kill (1972) dirigida por José Maeso. En 1974 fue asistente de cámara de Gordon Willis para la película The Godfather II, dirigida por Francis Ford Coppola en las escenas rodadas en República Dominicana.

En 1985 realiza el documental Camino al Pico Duarte y en 1987, El paseo de la virgen. El cinematógrafo es un asiduo profesional en los trabajos del cineasta cubano-norteamericano León Ichaso de películas como Crossover Dream (1985), Zooman (1995), Azúcar amarga (1996), Ali: An American Hero (2000), Hendrix (2000), Piñero (2001) y El cantante (2006), al igual que el trabajo fotográfico para Washington Heights (2004) de Alfredo de Villa.

Chea  también ha estado involucrado en otras cintas para la televisión norteamericana  como Free of  Eden (1999), protagonizada por Sidney Poitier, Behind Enemies Line: Colombia (2009), Freerunner (2011), Water & Power (2012).

En República Dominicana ha realizado la fotografía de  los filmes La cárcel de La Victoria (2006) de José Enrique Pintor y Desde el fondo de la noche (2009).
CINEMA DOMINICANO