GALERÍA INTERNACIONAL

Nope (crítica)

SANTO DOMINGO.- Después de Get Out (2017) y Us (2019), el realizador Jordan Peele se declaró como uno de los cineastas más reveladores dentro del terror quien, frente a un panorama de estancamiento del género, ofreció un nuevo concepto amoldado a un discurso social que reforzaba su contexto argumental.

Peel, junto a otros realizadores como Robert Eggers, Ari Aster, Scott Derrickson, James Wan y David Lowery, fue agrandando la perspectiva hacia el género que hoy se puede constatar una revitalización importante.

Al igual que sus anteriores películas, Peel sigue desarrollando metatextos dentro de su trama para asegurar su visión a ciertos problemas sociales y raciales logrando un discurso agresivo frente a las cosas que le interesa exponer.

En Nope su juego va por el rumbo de mezclar platillos voladores, comedias de situación, terror y suspenso para abarcar un espacio dramático favorable para todo lo que él necesita manifestar.

Nope se centra en una granja remota en California donde dos hermanos se enfrentan a un fenómeno desconocido que irrumpe en los cielos. Esa aparición contribuye a la revelación del miedo ancestral hacia lo desconocido que siempre ha gravitado en la conciencia humana. Es ese mismo miedo que Peel lo muestra como algo orgánico, viviente, emulando el concepto de filmes “spielberianos” como “Encuentro cercano del tercer tipo”, “Tiburón” o inclusive rozando el neo-Western.

Esta manifestación es lo que le permite al realizador ofrecer un coctel de situaciones empujando a sus protagonistas a ir descorriendo la cortina poco a poco y explorar aún más su contenido.

En esta ocasión no solo aborda la negritud, también el lugar que ocupa los Haywood en la industria de Hollywood. A través de la libertad de recreación de esta familia ficticia cuyo pariente lejano fue el jinete que utilizó Eadweard Muybridge en la famosa secuencia experimental de la llamada “Animal Locomotion”, primer vestigio del fenómeno de la imagen en movimiento, Peel deja caer dicha historia a través del personaje de Em Haywood (Keke Palmer) y su hermano OJ (Daniel Kaluuya), permitiéndole allanar sus intenciones de mostrar relatos de negros que dentro del curso de la historia han sido marginados y excluidos.

Aunque es una familia ficticia y su historia por igual, no deja de ser un símbolo importante dentro del relato. Esto asegura también las intenciones del realizador para seguir rebuscando en la historia del cine colocando, en una de las escenas, a uno de los personajes a manipular una cámara de filmación de funcionamiento mecánico como las primeras cámaras cinematográficas.

Nope trata de cumplir con su cometido en cuanto al terror y el discurso social, aunque puede resultar que se enrede en sus propios propósitos e intenciones dejando a Peel llegar lo mejor posible a su clímax final que, al parecer, es disperso y poco comprensible.

Posiblemente no será del gusto de todos, pero Nope ofrece un panorama distinto para los fanáticos del terror y la ciencia ficción.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO

Título original: Nope. Año: 2022. Género: Fantástico/Terror. País: USA. Dirección: Jordan Peele. Guion: Jordan Peele. Elenco: Daniel Kaluuya, Keke Palmer, Brandon Perea, Steven Yeun, Terry Notary. Duración: 2 horas 10 minutos

Impactos: 2

Editor's Rating

En “Nope” su juego va por el rumbo de mezclar platillos voladores, comedias de situación, terror y suspenso para abarcar un espacio dramático favorable para todo lo que él necesita manifestar.
Previous post

Dragon Ball Super: Super Hero (estreno/1 septiembre)

Next post

Vuelve “Todo Cine, Todo Dominicana” 2022

Felix Lora

Felix Lora

Periodista, crítico de cine, catedrático e investigador

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.