GALERÍA INTERNACIONAL

Godzilla vs Kong (crítica)

Los cocteles fílmicos han sido siempre una manera de probar ángulos narrativos desde distintas perspectivas, uniendo componentes de historias individuales y planchándola sobre un tapete que intente, por lo menos, mantener el equilibrio entre ambas ideas.

Se sabe que Godzilla, el monstruo japonés ficticio creado por los estudios Tōhō, goza de una gran popularidad gracias a las numerosas películas que ha protagonizado tanto en Japón como en las versiones americanas.

Por su lado, King Kong protagonista desde 1933 de varias películas como series de televisión, libros, videojuegos y cómics, es también uno de los iconos de la cultura popular moderna.

Entonces, la idea de unificar tales personajes en una sola película, destrona toda capacidad para el abordaje serio de ambas génesis y la reduce a un espectáculo de imágenes gigantescas que llenan la pantalla de colorido y destrucción.

Adam Wingard (Death Note, 2017) conspira consigo mismo al tratar de establecer una narrativa que equilibre la presencia de ambos personajes en un solo contexto de apocalipsis neocapitalista donde la cibernética se hace presente a través de un millonario que desea crear un prototipo de Godzilla sin reparar en las consecuencias de la propia ciencia.

Esta misma narrativa trata de ser encaminada hacia el público adolescente cuando deja caer a unos jóvenes que se unen con un tecnólogo amante de las conspiraciones introduciéndose en la historia de manera paralela a lo que ocurre con los dos titanes prehistóricos.

En todo este embrollo Kong se empareja mejor con las apetencias humanas pues hasta lenguaje de señas logra utilizar para comunicarse con una niña que, al parecer, es la única que entiende su deseo de regresar a su hábitat natural, situado en el mismo centro de la Tierra.

Este espacio, que se apoya en la teoría de una Tierra hueca, es lo que mueve la historia hacia otro contexto prehistórico y es el que le da al filme una brillantez de colorido y dinamismo que es desaprovechado.

Sólo a Kong se le da esta oportunidad dejando a Godzilla ser una mera justificación para establecer un diálogo de campeonato de boxeo entre ambos pesos pesados, convirtiendo todo el filme en un juego de efectos visuales para consumir, sin más remedio, su casi dos horas de duración.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO

Título original: Godzilla vs Kong. Año: 2021. Género: Fantástico. País: USA. Dirección: Adam Wingard. Guion: Eric Pearson, Max Borenstein (Historia: Terry Rossio, Michael Dougherty, Zach Shields). Elenco: Alexander Skarsgård, Millie Bobby Brown, Rebecca Hall, Kyle Chandler. Duración: 1 hora 53 minutos

Editor's Rating

Previous post

Presidente Abinader anuncia creación de estudio de cine dirigido por Vin Diesel

Next post

El Oscar cambia nuevamente estrategia de ceremonia por pandemia

Felix Lora

Felix Lora

Periodista, crítico de cine, catedrático e investigador

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *