GALERÍA INTERNACIONAL

Bárbaro (crítica)

SANTO DOMINGO.- Al parecer, el director Zach Cregger (The Civil War on Drugs, 2011) ha visto mucho cine de terror, de ese cine ochentero que se derrite en las retinas después de haber experimentado todo ese juego macabro de sobresaltos e ingenio malsano.

Pues a partir de esa experiencia de fagocitación fílmica, él desentraña los códigos que afectan a una historia de manera clara y efectiva, con referentes del cine clásico y moderno para demostrar que el género da para eso y mucho más. No se trata sólo de asustar, se debe demostrar capacidad para la experimentación sensorial de los motivos que justifican la historia.

El caso de “Bárbaro” es un atípico filme de terror que sobrevuela por las orillas de la moderna narrativa, pero sin apartarse de los cánones que han sujetado por muchos años el género del terror.

Su estructura se apoya en tres mini relatos que hacen uso de los cambios inesperados de su ruta narratológica. Sin previo aviso Cregger cambia de dirección la historia para volver a unir los puntos y los personajes en otra trama más mortificante.

La historia básica se centra en la joven Tess (Georgina Campbell) quien viaja a Detroit para una entrevista de trabajo. En la casa que alquila descubre que está doblemente reservada y que un hombre extraño de nombre Keith (Bill Skarsgard) ya se está quedando allí. En contra de su buen juicio, decide pasar la noche allí, pero determinando que tiene que resolver el asunto del extraño inquilino.

Aquí Cregger (quizás aprovechando el efecto de Norman Bates en “Psicosis” de Hichtcock) maneja adecuadamente la tensión de ambos, pues ambos no conocen las intenciones del otro y el porqué de la confusión; momento que utiliza el director para deslizar algunos elementos sobre la normalización del machismo en la sociedad contemporánea.

El plantea este primer acto como si fuera el principal, manejando los resortes y dirigiendo la mirada del espectador a través del espejo donde él quiere que miren para luego ir cambiando el tono y el camino a mitad de la historia, pues el terror se encuentra en el lugar menos imaginado.

La segunda parte tiene como protagonista a AJ (Justin Long), un director de cine que es acusado por una actriz de abuso sexual. Mientras intenta solucionar este problema viaja también a Detroit, pues el dueño de la casa en cuestión.

Aquí se despliega la otra trama que tiene una vinculación con una tercera que se remonta a los años setenta y que explica algunos detalles importantes que luego serán relevantes en el desarrollo posterior de la historia.

Para el tercer acto las tres mini tramas se unifican dentro de un panorama turbio y complejo pues el gran problema va más allá de las pequeñas posibilidades de los protagonistas para comprenderlo y solucionarlo.

En esta se dispara el gatillo de la sorpresa para batir todo su contenido que convierte a “Bárbaro” una película con una indudable capacidad de desconcierto y de un atractivo humor negro que dimensiona aún más su inteligente y eficaz historia.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO

Título original: Barbarian. Año: 2022. Género: Terror. País: USA. Dirección: Zach Cregger. Guion: Zach Cregger. Elenco: Georgina Campbell, Bill Skarsgård, Justin Long, Jaymes Butler, Trevor Van Uden. Duración: 1 hora 42 minutos

Impactos: 0

Editor's Rating

“Bárbaro” una película con una indudable capacidad de desconcierto y de un atractivo humor negro que dimensiona aún más su inteligente y eficaz historia.
Previous post

“El App”, lo nuevo de Taba Blanchard

Next post

Homenaje a Eduardo Palmer en VI Dominican Showcase

Felix Lora

Felix Lora

Periodista, crítico de cine, catedrático e investigador

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.