0
Publicado 1 noviembre, 2013 Proveyéndo Felix Lora en ARTICULOS
 
 

“Sanky Panky 2″, la otra vuelta de Genaro

Los íntimos amigos, Carlitos, Genaro y Chelo se juntan nuevamente. Foto: Premiun Latin Films.
Los íntimos amigos, Carlitos, Genaro y Chelo se juntan nuevamente. Foto: Premiun Latin Films.

Sanky Panky se une a un estrecho listado de filmes dominicanos que han  tenido sus secuelas por el éxito que tuvieron sus respectivas primeras partes. Para mencionar los casos están Nueba Yol y Lotoman.

Después de ocho años de planificación de reescritura de guión, Sanky Panky arroja luz sobre la nueva situación de Genaro, un joven que busca mejorar su situación económica conquistando a turistas en el resort donde trabaja.

La primera parte asumía los controles para desarrollar una comedia que cumpliera con los requisitos necesarios para gustarle al público. El resultado fue haber superado las más de 700,000 mil boletas vendidas, convirtiéndola en la película más taquillera del cine dominicano.

Ahora Pinky se lanza a otra aventura con la secuela de su taquillero filme para narrar otros detalles de la actual vida que tiene Genaro, interpretado nuevamente por Fausto Mata.

Pues bien, este joven continúa como un peculiar empleado del hotel alternando su trabajo con las conquistas ocasionales que pueda tener con alguna turista.  En esta ocasión tiene como novia a Martha, una joven que ha decidido darle una oportunidad para remediar su estilo de vida.

Pero las cosas se complican para Genaro cuando, por sorpresa, llega aquella joven extranjera que había conquistado, con un embarazo que apunta a la posibilidad de tener responsabilidad en su paternidad.

A esto se le suma la llegada también de una familia italiana cuya responsabilidad se le entrega a Genaro incluyendo el cuidado de  un vejestorio de mujer en silla de ruedas de nombre Mamma Mia.

Aunque las cosas no son lo que parecen, puesto que el jefe de esa familia tiene otros planes macabros que pondrá en peligro su vida.

Como en la ocasión anterior, se unirán en la travesía cómica sus dos íntimos amigos, Carlitos (Aquiles Correa) y Chelo (Tony Pascual).

Este segundo repaso que Pinky le hace a su historia trata de funcionar en los momentos más cómicos, pero la gracia de sus chistes se nota forzada en ocasiones.

Fausto Mata utiliza su gestualidad como su mejor arma para desarrollar nuevamente su personaje, pero con algún mayor esfuerzo que la primera parte. Mientras que Aquiles se mantiene mejorado y Pascual vuelve a exagerar en su actuación dando gritos a granel.

La introducción del elemento italiano es funcional en algunos momentos puesto que le otorga a la comedia otro tipo de conflicto, aunque Pericles Mejía no le ofreció suficiente motivación  a su personaje.

Desaprovechado es el personaje de la Mamma Mía, interpretada por Verónica López, que sin decir una palabra, ofrece los mejores momentos del relato.

La introducción de los números musicales tuvo que estar mejor justificado y convertirlo en parte de la misma narrativa. Los mismos se notan incrustados por cumplir con el compromiso con los artistas.

Lo que sí se supera de la anterior es el trabajo fotográfico de Elías Acosta quien le impregna aún mayor colorido a las escenas, apoyado en el recurso vistoso del vestuario que crea todo una amplitud visual de tonalidades donde el trópico y el contexto caribeño salen altamente gananciosos.

Sanky Panky 2: Objetivo Italia es una propuesta que, asumiéndose como segunda parte y a pesar de las debilidades, cumple con los requisitos para dejar planteado una comedía adecuada para el disfrute del espectador criollo y extranjero.
Félix Manuiel Lora/CINEMA DOMINICANO