ARTICULOS

Ramona (crítica)

SANTO DOMINGO.- Solo ha sido necesario una actriz y varias verdades para construir un discurso que se introduzca en uno de los problemas sociales más mortales que afectan a la República Dominicana: el embarazo en las adolescentes.

Un problema que es como una bomba en cada esquina pues la realidad representada por esas jóvenes afecta al factor demográfico que se traduce en la calidad ciudadana de un país que está lleno de familias disfuncionales y de esos hijos “futuros de la patria” que cada día empobrecen las oportunidades de desarrollo.

“Ramona” representa una construcción ficcional desde la óptica de la propia narrativa, pero también representa el núcleo central de un discurso documental que trasciende las aberturas que el espacio de realidad le permite explorar a su realizadora Victoria Linares Villegas.

La preparación de una actriz para representar el rol de una adolescente embarazada, la compele a tener sus dudas con respecto a lo que debe encarnar. Esa duda es la que puede tener unas implicaciones naturales porque ¿Cómo una actriz puede representar a una adolescente embarazada sin ser adolescente ni estar embarazada?

Aunque más allá de la obligación del rol, su coherencia le dicta que nunca debe huir de la realidad que nos muestra la cara oculta de la marginalidad que circundan los barrios, los parajes y los pueblos e ir por esas mismas crudezas.

De esta manera Camila Santana (como actriz en preparación) y la propia realizadora Victoria Linares se enfrascan en una recolección de verdades, de vivencias que van estructurando la columna central del documental.

Los testimonios de las quince adolescentes van conformando el discurso en distintos tonos según las historias, pero siempre con un factor transversal de integración sobre el ser madre en la adolescencia el cual duplica la probabilidad de discontinuidad escolar y otros elementos que circundan su exclusión social como la historia representada por una de ellas cuya madre e hija han seguido con este irreparable círculo.

Victoria también recurre a la improvisación dentro de un escenario artificial donde ellas tienen que reproducir sus vivencias a través de un performance sutil, colocando la cámara en las dos vertientes necesarias para su enfoque improvisado, y estableciendo sus puntos de vistas donde el entorno natural se contrasta con el artificial, dejando instaurado la delgada línea entre la ficción y la evidencia registrada.

Quizás el documental adolece de encontrar los contrastes necesarios para separar las realidades y verificar cómo ese fenómeno encuentra base también en otros contextos y cómo afecta a otras adolescentes.

No obstante, “Ramona”, ese nombre circunstancial que se repite por toda la geografía nacional, queda como un documento de reflexión que puede complementar los discursos sociales de políticas públicas que no han podido resolver el problema y este documental es un válido recordatorio.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO

Título original: Ramona. Año: 2023. Género: Documental. País: República Dominicana. Dirección: Victoria Linares Villegas. Guion: Victoria Linares Villegas & Diego Cepeda. Elenco: Camila Santana, Estrellita Ynoa, Yarisel Ynoa, Maite Ynoa, Lesly Aybar, Ashley Lara, Nicol Polanco, Yereini Santana, Martina Gómez, Rocio Pineda, Dariana Marte, Donaida Favian, Yikaurys Modesta, Yanibel Alcántara, Francia Reyes, Sherlyn Mota, Anderson Mojica. Duración: 1 hora 25 minutos

Visitas: 22

Editor's Rating

“Ramona”, ese nombre circunstancial que se repite por toda la geografía nacional, queda como un documento de reflexión que puede complementar los discursos sociales de políticas públicas que no han podido resolver el problema y este documental es un válido recordatorio.
Previous post

R.M.N. (estreno/6 julio)

Next post

Indiana Jones y el Dial del Destino

Felix Lora

Felix Lora

Periodista, crítico de cine, catedrático e investigador

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *