GALERÍA INTERNACIONAL

La casa Gucci (crítica)

SANTO DOMINGO.- La publicidad de esta película hablaba sobre una sensacional historia de asesinato, locura, glamour y codicia, como al parecer garantizaba la lectura del libro de Sara Gay Forden publicado en 2001 como ‘The House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour, and Greed’. No obstante, el despropósito que hace Ridley Scott parece ser una mala publicidad para un vestido en rebaja.

El tema de las familias adineradas siempre es foco de atención por parte del público, de eso están llenas las revistas rosas de la farándula y de sociedad. El tan anunciado drama criminal en torno al asesinato en 1995 de Maurizio Gucci, nieto del fundador del imperio de la moda Gucci, que apareció asesinado por orden de su exmujer Patrizia Reggiani, conocida como la “viuda negra de Italia”, se desentona así mismo por ciertas particularidades en la forma en que Scott aborda el tema.

El problema es la falta de integración de los elementos esenciales que en todo momento aparecen dispersos, moviéndose desde el melodrama, crónica rosa, thriller y hasta comedia inconsciente.

Scott, director de multitud de películas de todo tipo y condición, como “Alien, el octavo pasajero” (1978) y “Blade Runner” (1982), “Thelma y Louise” (1991), “Gladiator” (2000) o “American Gangster” (2010), ha intentado desentrañar los bemoles de una de las familias más icónicas de Italia, gracias al imperio que forjó desde los años 20, Guccio Gucci, fundador de la famosa marca de lujo italiana.

Es una película excesiva en cuanto a su tono, vestuario, música, escenas, maquillaje, pelucas, interpretaciones, pero nada queda al final, pues la sensación es que Scott no fijó un punto para, a partir de esa base, concretar una historia con un peso específico en cuanto al argumento forjado por Roberto Bentivegna y Becky Johnson que, a su vez, parece que tampoco reintegraron las finas y oscuras pretensiones de la escritora Sara Gay Forden.

El elenco seleccionado para esta película, aunque puede parecer atractivo, no deja de ocultar un dejo de desproporción y de entusiasmo por las mismas interpretaciones, asunto que deja mucho que desear, por ejemplo, el trabajo de Jeremy Irons y Al Pacino quienes se muestran apáticos por los mismos personajes que interpretan.

Adam Driver busca las mejores formas para sacar su personaje, Lady Gaga no hace el menor esfuerzo para ser convincente, a pesar de que Jared Leto como Paolo Gucci es el mejor aventajado logrando una adecuada actuación entre lo cómico y lo triste.

“La casa Gucci” se quedará como un afligido recuerdo fílmico del temperamento de un director y de la novelesca historia de una familia donde el poder y la codicia puede resultar una mala compañía.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO

Título original: The House of Gucci. Año: 2021.Género: Drama.País: USA.Dirección: Ridley Scott. Guion: Roberto Bentivegna, Becky Johnson. Libro: Sara Gay Forden. Historia: Becky Johnston. Elenco: Lady Gaga, Adam Driver, Al Pacino, Jeremy Irons, Jared Leto, Salma Hayek, Jack Huston. Duración: 2 horas 30 minutos

Impactos: 3

Editor's Rating

El tema de las familias adineradas siempre es foco de atención por parte del público, de eso están llenas las revistas rosas de la farándula y de sociedad. El tan anunciado drama criminal en torno al asesinato en 1995 de Maurizio Gucci, nieto del fundador del imperio de la moda Gucci.
Previous post

Jessica Hasbún anuncia documental “Orgullo de Quisqueya”

Next post

Chavón gradúa 235 nuevos profesionales

Felix Lora

Felix Lora

Periodista, crítico de cine, catedrático e investigador

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.