GALERÍA INTERNACIONAL

La cacería (crítica)

Desde hace mucho tiempo el cine ha estado elucubrando con la existencia de la caza real entre seres humanos como un malvado y morboso divertimento de una clase de millonarios sin escrúpulos.

Y ha sido precisamente Richard Connell (1893-1949), autor y periodista estadounidense quien se hizo eco de esta idea y la plasmó en su cuento “The Most Dangerous Game” (El juego más peligroso), también publicado como “The Hounds of Zaroff” el cual ha inspirado varias adaptaciones de esta historia en su versión cinematográfica.

La historia original cuenta con un cazador de la ciudad de Nueva York que cae de un yate y nada a lo que parece ser una isla abandonada y aislada en el Caribe, donde es cazado por un aristócrata ruso. La historia está inspirada en los safaris de caza de grandes juegos en África y Sudamérica que estaban particularmente de moda entre los americanos ricos en la década de 1920.

Esa idea es la que toman los guionistas Damon Lindelof y Nick Cuse para describir la situación de un grupo de personas, desconocidas entre sí, que despierta en un lugar deshabitado, para luego descubrir que alguien intenta, literalmente, cazarlos como a animales.

“La cacería” viene de la mano de Craig Zobel, cineasta que presentó en Sitges hace unos años su ópera prima, “Compliance” (2012), a la que siguieron “Z for Zachariah” (2015). En “La cacería” Zobel más bien se abalanza sin contemplaciones para mostrar las aristas contemplativas que puede sacarse de una historia con tintes de comedia política.

Zobel utiliza el humor para explorar las zonas más convenientes de la disparidad humana y de la fascinación por equilibrar la diversión banal con la reflexión social puesta sobre un tapete violento y desmesurado.

Lo interesante es el juego de roles que se plantea en la historia donde cada vez que se van eliminando los personajes, se descubre el real protagonista hasta la mitad del relato, resultando poseer sobresalientes habilidades de combate que gira el juego en contra de los cazadores. Aquí cabe destacar, Betty Gilpin (de la serie Glow). Una mujer que se apropia del papel y enfrenta los riesgos con gran carisma. De esta manera se dispone el tiempo suficiente para solucionar el conflicto y llevar el tercer acto hacia un final complaciente.

Aunque puede ser efectiva en su narrativa, en sus escenas de acción, la cual salta por diferentes referentes y guiños, su discurso social puede quedar en baja por los motivos que la obligan a llamar la atención en varios aspectos generales y políticos como los “fake news”, el sexismo, el cambio climático y la posición que han tomado tanto los conservadores como los liberales estadounidenses.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO

Título original: The Hunt. Año: 2020. Género: Acción/Thriller. País: USA. Dirección: Craig Zobel. Guion: Damon Lindelof, Nick Cuse (Historia: Richard Connell). Elenco: Betty Gilpin, Hilary Swank, Ike Barinholtz, Wayne Duvall, Ethan Suplee. Duración: 1 hora 30 minutos.

Impactos: 0

Editor's Rating

Previous post

"Mis 500 Locos", entre la bruma y la luz (crítica)

Next post

DGCINE convoca conversatorio sobre patrimonio audiovisual

Felix Lora

Felix Lora

Periodista, crítico de cine, catedrático e investigador

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *