0
Publicado 15 febrero, 2017 Proveyéndo Felix Lora en ARTICULOS
 
 

“Voces de la calle”, el sonido urbano

El director Hans García lleva a la pantalla la historia de Lucho, Víctor y Carlos, tres amigos que deciden salir del barrio utilizando la música como única herramienta para lograr sus propósitos. Foto: Perseo Films

SANTO DOMINGO.- En la diversificación temática dentro del cine criollo se puede detectar las historias dramáticas con componentes sociales y, además, con un borde de música urbana.

“Voces de la calle”, al igual que “Pueto pa´mi” (Iván Herrera, 2015) asume su compromiso argumental de demostrar que, en la experimentación fílmica local, se puede contar historias que tengan como protagonistas esenciales a esa masa de personajes urbanos ya existentes, pero que a través del cine se justifican como entes de provecho dramático.

El director Hans García lleva a la pantalla la historia de Lucho, Víctor y Carlos, tres amigos que deciden salir del barrio donde comparten sus vicisitudes utilizando la música como única herramienta para lograr sus propósitos.

La idea es clara cuando ubica a tres jóvenes que, por distintas razones, buscan la mejor manera de superarse, pero en el camino encuentran los obstáculos y tentaciones característico del ambiente en que se desarrollan.

Su estructura argumental marca también el interés por hablar de ciertos niveles de corrupción institucional visibles en la sociedad de hoy en día, como la componenda entre el capo y la policía, la corrupción de los medios de comunicación para la promoción de los nuevos artistas y los bemoles y peligros del propio negocio de la música y sus disqueros.

Estas líneas se manifiestan en un contexto donde la música urbana es parte esencial dentro del universo del filme, y donde sus personajes hacen acopio formal de lo que este elemento representa dentro de la trama.

Por esto, el filme aprovecha la integración de varios representantes del género en el país como Melymel, El Alfa, Musicólogo, Shellow Shaq, Nítido, El Nintendo, Nipo, La Nueva Escuela, Bulovas Familiy, El Pekeño, Parambao, Eudis, El Improviso, El Kent, Mafia Clan, Zozobra, La Melma, JC One y hasta el salsero Félix Manuel.

Una fauna integral de exponentes y sujetos que sirven para ilustrar el impacto de estos artistas y lo que representan como modelo de un producto musical que integra a concentraciones de jóvenes hacia su consumo.

Junto a ellos están los intérpretes principales Deivy De León, Vladimir Acevedo y Axel Mansilla quienes tratan de ajustarse a los componentes y características de estos jóvenes para dibujarlos lo más orgánicamente posible.

El resultado de este filme es una apuesta adecuada y efectiva que se suma a aquellos intentos de reflejar una realidad circundante en los barrios capitalino, amoldado a un relato de superación y búsqueda del éxito profesional.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO