0
Publicado 12 octubre, 2013 Proveyéndo Felix Lora en ARTICULOS
 
 

“Ponchao”, otro ‘inning’ en la comedia local

Manny Pérez, protagonista del filme.Foto: Entrepreneur Films.

SANTO DOMINGO.- Las propuestas alcanzadas hasta el momento en el cine dominicano han valido para manifestar un solo propósito: encontrar la mejor salida para crear un cine local atractivo y cada vez más comercial.

Pero el avance en este propósito viene acompañado de una serie de factores que hay que solucionar, entre estos, el del guión.

Con Ponchao caminamos hacia un punto ya establecido por aquellos realizadores que han trabajado la comedia desde distintos puntos de vistas, aunque muchos con pocos buenos resultados.

La dupla Manny Pérez y Josh Crook, quienes ya habían experimentado con La Soga (2009), ha vuelto al ruedo fílmico con esta propuesta que se decanta por el terreno de la comedia.

Ponchao tiene a Manny Pérez en el protagonismo esencial para contar la historia de un joven de nombre Alex Ramírez que quiere alcanzar su sueño de convertirse en un pitcher de las Grandes Ligas, aunque, para esto, tenga que mentir sobre su edad y otros asuntos.

La historia está contada en un tiempo en distensión donde los momentos de un partido final decisivo, es el punto de partida para ir en flashback y contar la historia de Alex desde su niñez hasta los actuales momentos.

El guión busca apoyarse en los períodos más difíciles del personaje de Alex que va sumando situaciones y esquivando dificultades para lograr su cometido.

Pero las mismas no están armonizadas dentro de un plano de coherencia lo cual destruye toda posibilidad de lograr una comedia aceptable y equilibrada.

El supuesto perfil gay que se le da a este personaje, para librarse de una situación de infidelidad, tira por la borda muchas buenas posibilidades que podía tener esta historia, puesto que resulta inverosímil que un jugador pueda estar en un terreno de juego haciendo esos amaneramientos ridículos como si fuera un mediocre show televisivo.

Se podía buscar otras justificaciones para asentarse en el contexto del humor y la hilaridad. A esto se le suman incoherencias en el paso del tiempo que afecta a los personajes, principalmente a Alex, que no aparente la edad que explica, y a sus propios quienes se ven más viejos de lo normal en su etapa adulta.

Con Manny está un conjunto de actores y actrices como Karina Larrauri, Jochy Santos, Carlos Sánchez, Tony Pascual, Bolívar Valera, Alfonso Rodríguez (quien alcanza una buena posición con su personaje), Fefita La Grande (más bien una presencia regalada) y José Guillermo Cortines (totalmente desperdiciado), que impulsa en cierto sentido el relato con sus restringidas facetas.

Otro detalle evidente son los baches de edición solo para complacer a patrocinadores del filme que deslucen su narración, al igual que situaciones que no llevan a ningún lado como la escena de las habichuelas con dulce o la sobredimensión de su banda sonora con relación a la selección de los temas populares.

Observando el conjunto puedo señalar que Ponchao se ha quedado en medio de un “inning” que no finalizó por falta de buen pitcheo.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO