0
Publicado 20 agosto, 2016 Proveyéndo Felix Lora en ARTICULOS
 
 

“Loki 7″, una suerte a medias

“Loki 7” es una historia que en términos argumentales puede ser funcional, pero en su estructura varias piezas no han funcionado como se esperaba.Foto: Mofongo Films

SANTO DOMINGO.- Después de “La Gunguna”, Ernesto Alemany prosigue su camino por lograr un complemento en su carrera al abordar otro género, aunque con similares interpretaciones de lo que ha sido el guión de Miguel Yarull.

“Loki 7” es una historia que en términos argumentales puede ser funcional, pero en su estructura varias piezas no han funcionado como se esperaba.

Siete amigos buscan la mejor manera de salir de un problema causado por uno de ellos y que los coloca entre los intereses de dos mafiosos que controlan el bajo mundo de Punta Cana.

Pero este bajo mundo pintado de finas playas, cocteles y fiestas, no logra crear ese ambiente sórdido donde estos personajes pululan como si fuera una pasarela de verano.

Iniciado con una pelea clandestina donde el personaje de Héctor Aníbal se convierte en un luchador con convicciones, es una apertura que prometía pero que luego no justifica nada de lo que más tarde sucederá.

La idea fundamental es empujar a un elenco por los puntos de equilibrio para que cada uno se reservarse su mejor parte, aunque el protagonismo alcanza a Panky Saviñón quien trata de sostener la historia en la mayor parte posible.

Esto deja pequeños márgenes para que el resto haga su trabajo, siendo el más favorecido Manny Pérez quien se agencia un personaje que le ofrece múltiples características para ser recordado como ese hampón ambiguo que trata de ser sofisticado.

El resto con Joséguillermo Cortines, Shalim Ortiz, David Chocarro, Marco de Paula, Carlos de la Mota, Julián Gil, Cynthia Olavarria, Natasha Yarovenko, Elvira Taveras, Enrique Quailey, Uxio Lis, Jean Jean y Soni Hill, ofrecen un trabajo solo a la altura de lo que allí se plantea.

Su estructura cargada de algunas pinceladas humorísticas y otras dramáticas (como la parte del flashback animado), tiende a ofrecer un matiz particular, aunque en su montaje muchas explicaciones quedan difusas. Por ejemplo, no se entiende algunas de las posiciones del personaje de Panky para hacer tanto embrollo y crear todo el barullo que trata de mover la película.

El asunto general que posee “Loki 7” es que trata de ser lo que no alcanzó a ser: un trabajo con buenos ingredientes que no logran mezclarse bien.
Félix Manuel Lora/CINEMA DOMINICANO