0
Publicado 22 septiembre, 2020 Proveyéndo Felix Lora en NOTICIAS
 
 

Festival de Trinidad y Tobago premia producciones dominicanas

la pieza de casseus
la pieza de casseus

TRINIDAD Y TOBAGO. – Trinidad y Tobago Film Festival acaba de premiar tres producciones fílmicas dominicanas hecho que va acrecentando los triunfos en el extranjero del cine dominicano.

Para esta edición la película “Malpaso”, de Héctor Manuel Valdez ganó el premio a Mejor Película donde además consiguieron distinciones los cortometrajes “La Pieza de Casseus” de Camilo Mejía como el mejor film estudiantil y “Carmencita” de Nayibe Tavares Abel que obtuvo una mención honorable.

“Malpaso” un film del 2019, ha recorrido los festivales de Panamá, Tallinn Black Nights Film Festival en Estonia, de Cine Global en República Dominicana, Kerala en la India, de Málaga y la Semana Internacional de Cine de Valladolid, en España donde se llevó el premio Biznaga de Plata a Mejor Música.

La escritora Berna González Harbour del periódico español El País lo incluyo en el listado titulado Cuatro películas brillantes que no te venderá Netflix, lo que indica el interés que tiene esta historia de dos hermanos mellizos y huérfanos, cuyos papeles desempeñan Luis Bryan Mesa y Ariel Díaz, que se desarrolla en una población dominicana fronteriza con Haití También “Malpaso” ha sido escogida por la Comisión Dominicana de Selección Fílmica (CDSF) para representar a la República Dominicana en los Premios Goya 2021.

De “La Pieza de Casseus” dirigido por Camilo Mejía, joven cineasta de la universidad Intec, el jurado del TTIF ha dicho lo siguiente “Estamos delante de una historia convincente y relevante con un enfoque natural hacia lo rítmico y lo creativo… Ha sido muy coherente en los aspectos de dirección, montaje, interpretación, sonido, diseño de producción e impacto emocional”. 

La inspiración de Nayibe Tavares para “Carmencita”, producido en la Escuela de Cine de Chavón, viene de los amores y los celos que describe su bisabuela en unos diarios de 1920. Nayibe busca transgredir esa línea entre documental y ficción, aunque en el intermedio termine influenciada por el tema en forma personal y profunda.

“Recrear una época, unas personas o una forma de ver el mundo no es meramente un proceso técnico, y la realizadora lo aborda con un rigor que convierten a “Carmencita” en una experiencia vital y estética para ella y la audiencia que se involucra en la experiencia de visionar este corto”.